8. Transformando con Iluminación la Decoración Casera

8. Transformando con Iluminación la Decoración Casera

La iluminación es imprescindible en el diseño de cualquier espacio interior. Además de proporcionar la luz necesaria para actividades diarias, los diferentes elementos de iluminación nos ayudarán a potenciar y destacar los elementos del diseño. La iluminación en el diseño de interiores tiene el poder de dar calidez a un espacio, resaltar zonas u objetos de mobiliario concretos y aportar sensación de calidez a un hogar.

 

La base de toda iluminación es la luz. La naturaleza nos da un foco de luz utilizable que es el sol, pero esta luz no es suficiente ya que nuestra vida social continúa en la tarde y la noche en donde la luz natural ya no está disponible, por eso necesitamos iluminación artificial. 

Te recomendamos guiarte en los usos de luz en las pinturas de Vincent Van Gogh 

Durante la decoración de espacios interiores es preciso planificar con detalle las fuentes de luz tanto naturales como artificiales. La iluminación artificial será un claro protagonista a tono con el espacio y los objetos, pero durante el día se debe poder aprovechar al máximo, y con la mayor cantidad de recursos posibles, las fuentes de luz natural.

 

Consejos para transformar tu decoración con iluminación.

 

Aprovecha la luz natural.

En el mejor escenario la luz natural será protagonista en tu plan de iluminación. Se pretende que todos los ambientes primarios tengan una abertura y que por ella se integre la mayor cantidad de luz posible en el espacio. Esto dependerá no sólo de la ubicación geográfica de la vivienda, sino también del entorno inmediato, el clima, el tamaño y cantidad de aberturas por ambiente, junto con las decisiones de diseño.

Las aberturas con mayor luminosidad determinarán la distribución óptima en la habitación. Ella influye influenciando la posición de ciertos muebles. Pero recuerda también , que se puede incrementar o disminuir la entrada de la luz con revestimientos. Los límites blancos o de colores claros ayudarán al reflejo y propagación de la luz, mientras que los oscuros absorberán parte de ella. Practica colocando muebles, cuando esté soleado y nota las sombras que produce y o sí refleja luz. Esto te ayudará a decidir en qué posición es mejor colocarlo. 

 

Estrategia para la luz artificial.

A excepción de algunos lugares del mundo en que la luz solar puede durar 20 horas horas del día, nosotros tendremos que planear la iluminación artificial para continuar nuestras actividades. 

Con el fin de brindar visibilidad en un ambiente, se utiliza la luz general, que puede crear distintos espacios con una luz cálida o una luz fría. La luz cálida se relaciona al cobijo y la relajación, relacionado generalmente a un ámbito residencial. La luz fría, por otro lado, se utiliza para mantener el cuerpo alerta y estimulado. Jugar con las distintas tonalidades de luz es también parte importante del diseño de interiores y determinará el efecto que provoca una estancia.

 

Tecnicismos de la luz.

Los tonos de la luz se mide en Kelvin. Existen fundamentalmente tres tipos de temperatura de color: 

  • luz cálida o luz amarilla. Entre los 3.000º Kelvin de intensidad.  Es la luz que se produce por focos de alambre. 
  • luz neutra: también llamada luz de día muy parecida a la luz del sol en su punto más alto. Su temperatura de color ronda los 4.000º Kelvin 
  •  luz fría o blanca, que tiene un alto porcentaje de tonos azules. Su temperatura de color es superior a los 5.000º Kelvin, es la de los fluorescentes de la cocina y tiende a producir una sensación de descenso de la temperatura. 

Por regla general el más utilizado en nuestros hogares es el neutro debido a su tono intermedio. Actualmente existen bombillas que cambian de tono de luz simplemente con el interruptor; también existen otras con mando a distancia que tienen miles de colores (RGB).

 

 

Empleo de luz según el área.

  • Salón. Lo ideal es combinar tres tipos de iluminación: general, ambiental y puntual. Para la luz general lo ideal son lámparas de techo. La luz ambiental la podemos crear con lámparas de sobremesa o de pie y la luz puntual con focos o apliques para iluminar vitrinas, cuadros.  
  • Dormitorio. Se recomienda una luz cálida y tenue para crear un ambiente de descanso.
  • Cocina. En el área de trabajo necesitaremos una luz fría o blanca para las tareas, y en la zona de la mesa una luz más neutral. Usualmente se necesita una luz homogénea que no genere sombras, por ello es recomendable poner más de un punto de luz e iluminación bajo muebles.
  • Pasillo o zonas de paso. Se recomienda no utilizar diferentes tonos a los del resto de la casa. Se suelen usar focos de techo, aunque generan sombras y contrastes. Los apliques son una opción de mayor confort visual.
  • Baño. Se aconseja luz neutra o blanca o, mezclar bombillas con diversos tonos (neutro y blanco). En un baño es necesario luz general y puntual, sobre todo en la zona del espejo. A esta luz ha de acompañarle una general y si es posible con interruptores diferentes.

 

Consejos generales: 

  1. Una habitación donde las ventanas están en los laterales de la pared, genera menor flujo de luz que si hubiera una sola al centro.
  2.  Un truco para cocinas o livings a los que no llega suficiente luz natural, es eliminar las puertas y construir una abertura entre ambos ambientes.
  3.  Los colores blancos y amarillos son elecciones seguras para ganar luminosidad. Los colores suaves, claros o pasteles siempre aportan claridad y sensación de amplitud.
  4. El aluminio y el cristal son una importante ayuda en la refracción de la luz.
  5. Las plantas de interior de hoja pequeña en verde claro o los ramos de flores ayudan a la luminosidad.
  6. Los marcos de cuadros en colores suaves, los zócalos altos y en tonos claros o los espejos en lugares estratégicos, permite un recurso visual para ganar luminosidad.
  7. Los pisos oscuros tienden a refractar menos luz. Para evitarlo colocar una alfombra clara. La mejor opción son las telas naturales (algodón, lana) y las fibras vegetales. Los ribetes deben ser siempre finos y claros.
  8. Las repisas o libreros  pueden colocarse apoyadas a la pared y sin fondo, de modo que absorberán menos luz y harán más luminosa la estancia.
  9. Los mejores muebles son los bajos y de líneas simples. Además de ganar continuidad visual y crear sensación de espacio, permiten una mejor distribución de la luz.
  10. Si lo que se quiere es disminuir el paso de luz desde el exterior, elija cortinas oscuras y pesadas.

Esperamos que estos consejos en combinación con las lecciones anteriores te sean de utilidad. Disfruta de las siguientes lecciones.